• Andreina Uzcátegui @andreninauh

Evita los errores que te hagan lucir como un aficionado


Ser mente cerrada muchas veces no es la mejor opción, sobre todo si se trata de negocios o de algo profesional. La sociedad sufre cambios constantes y es importante estudiarlos, adaptarse y ponerse al día con ellos.


No tener su tarjeta de presentación


A veces nos cuestionamos si tener tarjeta de presentación (digital o en papel) es factible o no . La realidad es que sí, es necesario. Por ejemplo, las personas que trabajan y negocian con la modalidad “a la antigua”, deben dejar un poco la afición atrás y poner los pies en la tierra. Hoy en día la sociedad se mueve de manera digital, la mayoría de las personas tienen Internet, están usando las redes sociales y muchas herramientas electrónicas.


Usar tarjeta de presentación no profesionales


De lo fácil se consigue pongo. Por eso, lo mejor es invertir tiempo y algo de dinero en algo que sea de calidad. Le aseguramos que eso se le revertirá y quedará contento. Solo los buenos empresarios saben que la inversión y el análisis son esenciales para el éxito.


¿Presentación de ascensor?


Ya sea que esté tratando de recaudar dinero o simplemente desee perfeccionar su estrategia comercial, un discurso de ascensor sólido es una herramienta esencial para lograr sus objetivos. Este describe su negocio en pocas palabras y se puede entregar como un discurso (idealmente en 60 segundos o menos).


Se trata de una visión general de una página de su negocio. Una manera fácil de pensar en su presentación como un resumen ejecutivo que proporciona una visión general rápida de su empresa y detalles de por qué tendrá éxito.


No ampliar sus redes


Menos es más, gestione las redes que sean necesarias y enfóquese en ellas, mientras más calidad tengan, ¡mejor!


Descuidar el seguimiento


Hacer seguimiento es indispensable para analizar si las personas están llegando más a usted y si los objetivos y las estrategias se están dando como se desea.


Defina el problema


Lo más importante es identificar un problema que valga la pena resolver. Si su producto o servicio no resuelve un problema que tienen los clientes potenciales, no tiene un modelo comercial viable. Simple como eso.


Ahora, no tiene que resolver un problema masivo en el que la solución cambiará el mundo. Eso es genial si está abordando un problema así, pero para la mayoría de las empresas, esa no es la realidad. Los problemas pueden ser simples, y eso está bien. Mientras usted, como emprendedor, esté resolviendo un problema que tienen los clientes, puede construir un negocio.


Intente resolver el problema de su cliente hasta su forma más simple. Idealmente, debería poder describir el problema que está resolviendo en una o dos oraciones, o potencialmente en algunos puntos. A la larga, su empresa puede resolver múltiples problemas de clientes, pero inicialmente tendrá más éxito si solo se concentra en un problema central.


Describa su solución


Demasiados empresarios comienzan su discurso de ascensor describiendo su solución: un producto o servicio que creen que el mercado necesita. Se saltan el paso 1 y no identifican el problema que están resolviendo. Como emprendedor inteligente, puede evitar este error asegurándose primero de que está resolviendo un problema real que los clientes realmente tienen antes de definir su solución.


Una vez que haya definido claramente el problema que está resolviendo, debe explicar su solución. Una declaración clara del problema lo ayudará a enfocar su solución en resolver ese único problema y no extender la solución para resolver múltiples problemas potenciales.

Nuevamente, intente y destile la descripción de su solución al menor número de palabras posible. Debería poder describir su solución a un alto nivel en solo unas pocas oraciones o viñetas.

0 vistas